Noticias

  • LAS PESCADERÍAS NECESITAN GARANTIZAR EL MANTENIMIENTO DE LA CADENA DE FRIO EN TODO MOMENTO, DESDE EL ABASTECIMIENTO, PASANDO POR EL TRANSPORTE, HASTA LA EXPOSICIÓN EN TIENDA.
  • LA FEDERACIÓN NACIONAL DE LAS PESCADERÍAS TRADICIONALES CONFÍA EN QUE EL GOBIERNO COMPRENDA QUE LA SEGURIDAD DE LOS ALIMENTOS DEBE DE GARANTIZARSE EN TODO MOMENTO

 

Tras la publicación del Real Decreto-ley 14/2022, de 1 de agosto, de medidas de sostenibilidad económica en el ámbito del transporte, en materia de becas y ayudas al estudio, así como de medidas de ahorro, eficiencia energética y de reducción de la dependencia energética del gas natural, se establecen una serie de medidas que se han de adoptar en el interior de los establecimientos habitables que estén acondicionados, situados en los edificios y locales destinados a los siguientes usos por el que se limitan las temperaturas del aire en los recintos calefactados no será superior a 19 ºC, y la temperatura del aire en los recintos refrigerados no será inferior a 27 ºC, con entrada en vigor el 9 de Agosto y vigencia hasta el 1 de noviembre de 2023 y tras esperar al resultado de las negociaciones, desde Fedepesca, la Federación Nacional de Pescaderías Tradicionales se solicita al gobierno que considere al sector de pescadería como un sector diferenciado con necesidades de condiciones ambientales especiales, ya que se trata de un sector alimentario que necesita garantizar la seguridad alimentaria de los alimentos que venden a los ciudadanos, por encima de cualquier otra limitación térmica.

Desde FEDEPESCA se recuerda que la pescaderías tradicionales se abastecen en mercados centrales, con salas refrigeradas, almacenes mayoristas y lonjas, donde es necesario garantizar el mantenimiento de la cadena de frío en todo momento, desde la compra de los productos pesqueros, durante su transporte con vehículos con la debida autorización para el transporte de mercancías perecederas y por supuesto debiendo garantizar esta temperatura en el establecimiento, cuando son expuestos a la venta, lo que es imposible con temperaturas tan elevadas.

La propia normativa recoge que: “No tendrán que cumplir dichas limitaciones de temperatura aquellos recintos que justifiquen la necesidad de mantener condiciones ambientales especiales o dispongan de una normativa específica que así lo establezca”.

Además, también se establece que los umbrales de temperatura indicados anteriormente deberán ajustarse, en su caso, para cumplir con lo previsto en el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo. Según lo cual, esta normativa establece que aquellos locales en los que se realicen trabajos ligeros, y aquí entramos en los espacios de sala de ventas, dado que los trabajadores también se encuentran en ella realizando actividades ligeras, el rango de temperaturas puede estar entre 14ºC y 25ºC, NORMATIVA QUE APLICA EN EL CASO DE LOS PROFESIONALES DE LA PESCADERÍA.

Pero además debe de recogerse la excepción de mantener los locales de pescaderías a 25 grados en verano pues es inviable garantizar las condiciones de frío adecuadas para garantizar la seguridad alimentaria de los productos pesqueros, altamente perecederos.

Desde Fedepesca se  entiende la urgencia de la situación actual y apuntan a que llevan años apostando por el ahorro energético en sus establecimientos, pero recuerdan que ya existía una normativa que regulaba la temperatura en el interior de los edificios y que se tenía en cuenta la situación del comercio de alimentación perecedera, confiando en que se escuche al comercio de alimentación que no ha sido consultado previamente.

Esta solicitud se enviará a la Vicepresidenta tercera y Ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, a la Ministra de Turismo, Industria y Comercio, al Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación y a los responsables de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. Igualmente nos dirigiremos a todos los responsables de Comercio de las diferentes Comunidades Autónomas.

 

El pasado 25 de Julio tuvo lugar la Asamblea de Socios del Grupo de Acción Local de Pesca y Acuicultura de la Región de Murcia, para, entre otros asuntos, abordar la renovación de cargos de la Junta Directiva.

Durante esta Asamblea, se eligió a José Blaya, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de San Pedro del Pinatar, como nuevo presidente de GALPEMUR.

Además, el Presidente de AMIPEMUR, la Asociación de Minoristas de Pescados de la Región de Murcia, Joaquín Carrasco, fue nombrado vocal de la junta directiva de GALPEMUR.

 

GALPEMUR es una entidad privada de carácter asociativo que tiene como finalidad la colaboración en la gobernanza de su ámbito de actuación, a través de una participación activa en la construcción de la capacidad organizativa de la zona pesquera y acuícola costera y de interior, sirviendo de núcleo de convergencia y representación de las personas particulares, entidades y agentes socioeconómicos con intereses en el desarrollo integral y equilibrado de la zona.

Joaquín Carrasco destacó tras esta Asamblea el entusiasmo de la nueva Junta Directiva de GALPEMUR, que desea realizar multitud de proyectos y actividades encaminadas  a tener un impacto positivo tanto en las áreas de actuación como en las diferentes Entidades de la cadena pesquera o de otros ámbitos.

Otro punto a destacar según Carrasco es el aumento de la dotación económica de las diferentes convocatorias de subvenciones que GALPEMUR gestiona y cuyos fondos proceden de entidades como la Región de Murcia o el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, entre otras, sin embargo, a pesar de este aumento, el Presidente de AMIPEMUR señala que son cada vez más las entidades que presentan solicitudes a estas líneas de ayudas, por lo que existe un mayor número de posibles beneficiarios.

En conclusión, Joaquín Carrasco hace una valoración muy positiva de esta última Asamblea de GALPEMUR, afrontando el futuro con entusiasmo y destacando la profesionalidad y las ganas del equipo humano de GALPEMUR y de su Junta Directiva.

 

Fundada en 1990, la Asociación de Empresarios Minoristas de Pescado Fresco y Productos Congelados de la Región de Murcia (AMIPEMUR) lleva más de 30 años al servicio de sus asociados. AMIPEMUR es la Asociación que representa a las pescaderías tradicionales de la región de Murcia, defendiendo sus intereses y realizando acciones y proyectos encaminamos a la constante mejora de este sector. Esta Asociación es una de las Asociaciones Regionales integradas en la Federación Nacional que representa a las pescaderías tradicionales españolas, FEDEPESCA.

AMIPEMUR se caracteriza por ser una asociación proactiva, trasladando información relevante a sus asociados en base a las nuevas normativas que pueda afectar a la actividad del sector detallista de productos pesqueros de la Región de Murcia o cualquier otra información de interés. También se han venido realizando actividades formativas encaminadas a que el sector se encuentre en todo momento actualizado. Asimismo, AMIPEMUR desarrolla proyectos y actividades relacionados con la promoción y digitalización para fomentar el consumo de pescado en la tienda tradicional, mejorar la visibilidad de este sector, mantenerlo en constante actualización, y adaptado a las nuevas herramientas digitales.

El BOE del 27 de Julio, publica el Real Decreto-ley 13/2022, que establece un nuevo modelo de cotización para los trabajadores por cuenta propia o autónomos, fruto del acuerdo con las organizaciones de autónomos, entre las que figura ATA, miembro de CEOE y CEIM. Los principales cambios son los siguientes:

  • La cotización se establece en función de los rendimientos anuales obtenidos por los autónomos en sus actividades económicas o profesionales. Por tanto, todos los autónomos habrán de declarar tributariamente sus rendimientos, aunque no tengan los mínimos exigidos hasta ahora para tributar.
  • Los autónomos deberán elegir la base de cotización mensual que corresponda en función de su previsión de rendimientos netos anuales o bien una base superior a la que correspondería.
  • Deben cambiar su base de cotización a fin de ajustar su cotización anual a las previsiones que vayan teniendo.
  • A los rendimientos anuales se les aplicará una deducción por gastos genéricos del 7%.
  • Si la Administración Tributaria comprobase que los rendimientos anuales fueron superiores, lo pondrá en conocimiento de la Inspección de Trabajo para que establezca la correspondiente regularización y determine los importes a ingresar. Los autónomos tendrán dos meses para pagar la regularización a la Administración y ésta tendrá un plazo de cuatro meses para devolver lo que haya cotizado de más.
  • La cotización a la Seguridad Social de quienes inicien una actividad por cuenta propia (alta inicial o que no hayan estado en situación de alta en los dos años anteriores) tendrá una reducción por contingencias comunes y profesionales durante 12 meses, quedando también excepcionado de cotizar por cese de actividad y por formación profesional. Por tanto, la cuota será de 80 euros. También se aplicará esta cuota reducida 12 meses más para los que tengan rendimientos económicos netos anuales inferiores al SMI.
  • Los autónomos en pluriactividad pueden cobrar el cese de actividad y compatibilizarlo con el desempleo.
  • Los autónomos con hijos menores con enfermedad grave o cáncer tendrán una reducción del 75% de la base reguladora de los últimos 12 meses.
  • Los autónomos pueden acogerse a la protección de cese de actividad, aunque tengan asalariados, siempre que éstos tengan una reducción o suspensión de jornada al menos del 60%. Quienes no tengan empleados también percibirán dicha prestación si las deudas a los acreedores suponen una reducción de ingresos del 60% durante dos trimestres consecutivos respecto a los mismos períodos del año anterior.
  • Los autónomos también podrán acogerse al nuevo Mecanismo RED, tanto en crisis cíclicas como sectoriales (actualmente solo está permitido para el Sector de Agencias de Viaje), si tiene una pérdida de ingresos del 75% en dos trimestres consecutivos comprados con idéntico período del año anterior y afecte el ERTE al menos al 75% de la plantilla, lo que supondrán una exención del 50% de la cotización a la Seguridad Social.

Las cotizaciones sociales de los autónomos entre 2023 y 2025 serán como sigue:

Los autónomos que ingresen una cuantía inferior o igual a 670 euros al mes, deberán pagar una cuota a la Seguridad Social comprendida entre los 230 y los 200 euros al mes. Es decir que, respecto a ahora, supondrá una reducción hasta 2025 de entre el 22% y el 32%. La cuota que pagan ahora es de 294 euros al mes.

Para quienes ganen hasta 900 euros al mes, la cuota que deberán abonar tendrá una horquilla que bajará, a lo largo de los tres próximos años, desde los 260 a los 220 euros al mes. La reducción respecto a lo que pagan ahora estos autónomos -294 euros al mes- estará comprendida entre el 12% y el 25%.

Entre 900 y 1.000 euros al mes, el salario mínimo interprofesional, a lo largo de los tres próximos años, los autónomos que tengan estos ingresos deberán pagar a la Seguridad Social cada mes entre 278 y 270 euros. Por lo tanto, la reducción de cotización, respecto a ahora, en los tres próximos años, estará entre el 5% y el 8%.

La aportación del autónomo a la Seguridad Social será de 291 euros al mes cuando tenga rendimientos netos comprendidos entre 1.000 y 1.300 euros al mes, con una leve reducción del 1% respecto a ahora. Y, entre 1.300 y 1.700 euros, la cuota mensual será de 294 euros al mes, como hasta ahora ha sido la cotización de la base mínima de la Seguridad Social.

A partir de las cifras de rendimientos netos superiores a los 1.700 euros al mes, las cuotas mensuales comienzan a subir de la forma siguiente hasta 2025: en 2023, quienes ingresen hasta 1.850 euros tendrán una cuota a la Seguridad Social de 310 euros mensuales, y de 320 en 2024. En 2025, la cuota será de 350 euros al mes. Por lo tanto, en los tres próximos años, la aportación a la Seguridad Social supondrá una subida de entre el 5% y el 19% respecto a la cotización actual.

Por lo tanto, entre quienes ganen 1.850 y 4.050 euros al mes, hay un tramo de subidas respecto a la cotización actual de entre el 7% y el 33% en 2023; entre el 11% y el 36% en 2024, y entre el 19% y el 67% en 2025. A partir de un rendimiento neto de 4.050 euros y hasta 6.000 euros, la cuota, a lo largo de los tres próximos años, estará comprendida entre 420 y 530 euros mensuales. Es decir, con unos incrementos de entre el 43% y el 80%. A partir de los 6.000 euros mensuales, los autónomos deberán abonar a la Seguridad Social en los tres próximos años entre 500 y 590 euros, con una subida de entre el 70% y el 101%.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies